Final de Euroliga 5º partido. Kinder Bolonia 82-74 Tau Cerámica Baskonia

Timinskas lanza a canasta en el Palamalaguti

Foto: euroleague.net Timinskas lanza a canasta en el Palamalaguti

EFE.

El exclusivo título de la primera y última Euroliga netamente profesional que ha existido en el baloncesto europeo reposará para los restos en las vitrina del Kinder Bolonia, cuya superioridad hizo acto de aparición en el momento de la verdad para enterrar los sueños de gloria del Tau.

Los italianos destrozaron las ilusiones de los vascos y rompieron la infalible racha de victorias de su técnico, Dusko Ivanovic, que nunca había perdido una final. Después de la sorprendente eliminatoria disputada por Kinder y Tau, la lógica prevaleció por encima de la épica pese a la obstinación de los vascos, que lucharon hasta la extenuación y para erigirse en unos dignísimos subcampeones de Europa.

Lo cierto es que el Tau caminó al filo del abismo prácticamente desde el salto inicial. La tensión agarrotó al grupo de Dusko Ivanovic, muy corto de gasolina después de cuatro partidos y con un número limitado de efectivos para hacer frente a la terrible presión del encuentro definitivo. Esta vez no había margen para rectificar y eso pesaba como un ladrillo en las muñecas de los jugadores vitorianos.

Oberto ante Griffith

Foto: euroleague.net Oberto ante Griffith

La consecuencia inmediata apareció en los porcentajes de tiro. En los siete primeros minutos, el Tau sólo anotó cinco puntos: un libre de Elmer Bennett, una canasta y un palmeo de Fabrizio Oberto, el más entonado del cuadro vasco al principio del choque. Sin embargo, el Kinder, a pesar del estruendo de la grada y de las asfixiantes dificultades vitorianas para atacar, dejó pasar la ocasión de noquear a su enemigo.

La entrada del lituano Mindaugas Timinskas descongestionó la subida del balón y despejó posiciones para que el Tau recuperase el terreno perdido y, tras un triple de Laurent Foirest, cerrase el periodo a un punto (19-18). Las faltas personales, que ya habían dejado notar sus efectos en ambos equipos, cobraron un peso tremendo en el segundo cuarto. Foirest y Saulius Stombergas alcanzaron la cuarta después de un auténtico aluvión italiano (31-22). Bennett no encontraba el aro y de su mano partían la mayoría de los lanzamientos. La crisis estaba servida.

Una vez más, de manera inesperada, el equipo de Ivanovic, que sólo había anotado tres puntos a cargo del base estadounidense en dieciocho minutos, salió a flote. El norteamericano empezó a sacar partido de sus tiros y, gracias a un triple suyo al borde de la bocina, evitó que el Kinder dejase el choque medio resuelto al descanso (47-33).

Era un milagro porque las faltas ya habían obligado al Tau a poner en pista a Sergi Vidal, que únicamente había disputado diecisiete minutos en los cuatro choques anteriores. Las personales y la constante rotación que Ettore Messina tenía con los defensores de Bennett habían martirizado a los alaveses, que aún así resistían a fuerza de sacrificio.

El Tau había llegado al límite y el tercer cuarto le sometió a una dosis de castigo sobre su ambición, su orgullo y su casta. Un triple de Antoine Rigaudeau situó, por fin, los diez puntos de diferencia (52-42), y el Kinder empezó a tocar el título, pero en el grupo vitoriano nadie daba nada por perdido.

 Foto: Lino González. Elmer Bennett con el trofeo de subcampeón de Euroliga 2001

Foto: Lino González. Elmer Bennett con el trofeo de subcampeón de Euroliga 2001

Las gradas del Palamalaguti quedaron casi en silencio cuando Bennett dejó la ventaja del cuadro local en cinco puntos (57-52). El Tau volvía a ponerse de pie. Uno podía sufrir viendo el desgaste de los jugadores baskonistas, cuya fe resultaba increíble.

Los hombres de Ivanovic se resistían a lo inevitable, querían un imposible. Cinco puntos seguidos del esloveno Matias Smodis en los segundos finales del tercer cuarto y la eliminación de Stombergas al comienzo del último les convencieron, definitivamente, de la auténtica realidad.

La mayor amplitud de la plantilla italiana, la enorme calidad de sus jugadores y la importancia del título en juego salieron a relucir para dar carpetazo a la final, dejar la victoria en Bolonia y bajar el telón del precioso sueño que Vitoria y el baloncesto español han vivido en las últimas semanas gracias al Tau, al que sólo la fuerza del mejor equipo de Europa ha privado de un triunfo histórico.

Estadísticas del partido

Kinder Bolonia 82 (19+23+20+20): Rigaudeau (18), Jaric (16), Ginobili (16), Frosini (4), Griffith (14) -cinco inicial-, Abbio (4), Andersen (4), Bonora (1) y Smodis (5)
Tau Vitoria 74 (18+19+15+22): Bennett (24), Foirest (6), Stombergas (3), Alexander (8), Oberto (14) -cinco inicial-, Timinskas (7), Scola (7), Vidal (3) y García (2)

Árbitros: Coelho (POR), Tsanidis (GRE) y Stokes (ENG). Excluyeron por personales a Foirest (m.27), Stombergas (m.31), Ginobili (m.38) y Scola (m.40)
Incidencias: quinto encuentro de la eliminatoria final de la Euroliga 2000-2001 disputado en el Palamalaguti ante unos 8.500 espectadores

You must be logged in to post a comment Login