Euroliga J3. Baskonia 81–79 Panathinaikos

Foto:euroleague. Jayson Granger co-mvp de partido y clave en los instantes finales

Foto:euroleague. Jayson Granger co-mvp de partido y clave en los instantes finales

EFE.

El Baskonia se estrenó este martes en Euroliga con un triunfo ante el Panathinaikos, 81-79, en un duelo que se decidió en los instantes finales gracias a tres rebotes ofensivos de los vitorianos que les dieron seis puntos y una buena defensa final del uruguayo Jayson Granger sobre el griego Ioannis Papapetrou, que falló el triple que hubiera volteado el marcador final.

La primera victoria europea de los vascos llegó después de que los de Dusko Ivanovic dieran continuidad al nivel defensivo mostrado en las últimas jornadas y grandes minutos del lituano Tadas Sedekerskis, que acabó con 22 créditos de valoración, los mismos que el base charrúa. Que dio otra lección de cómo se tiene que llevar el ritmo de un partido.

El italiano Simone Fontecchio y el lituano Rokas Giedraitis amenazaron constantemente desde el exterior y lograron anotar seis triples entre ambos ante un Panathinaikos que dependió demasiado de la inspiración de Ioannis Papapetrou -24 créditos de valoración-. Pero que estuvo cerca de arrancar el triunfo en Vitoria gracias al acierto de Daryl Macon.

El Baskonia entró mejor en el partido que el Panathinaikos por lo que el técnico Dimitris Priftis se vio obligado a parar el partido tras 90 segundos de juego. Los helenos reaccionaron a través de Daryl Macon, pero Rokas Giedraitis marcaba el techo de su equipo.

Las rotaciones mejoraron a los griegos, que igualaron fuerzas desde el lanzamiento exterior y forzaron dos pérdidas consecutivas de balón para irse por delante tras los primeros diez minutos, 15-17.

La salida a pista de Steven Enoch aportó mayores soluciones ofensivas al Baskonia, que por otro lado desajustó su defensa y pagó los errores, por lo que no logró abrir brecha.

Los atenienses lograron cambiar el ritmo azulgrana con varias defensas mixtas y apareció Jeremy Evans con varias canastas rápidas que devolvieron la iniciativa a los visitantes.

Ocho puntos del lituano Tadas Sedekerskis en la recta final del segundo asalto y varias acciones defensivas positivas del conjunto baskonista cerraron una igualada primera parte en la que se impusieron los locales por un ajustado 40-35.

El tercer capítulo comenzó con un intercambio de triples del que salió beneficiado el Baskonia gracias a la puntería del uruguayo Jayson Granger y el italiano Simone Fontecchio, uno de los más regulares de los azulgranas, que lograron ampliar la renta hasta las 11 puntos en los primeros compases.

Pero Ioannis Papapetrou se empeñó en mantener viva la llama de los helenos con 15 puntos prácticamente seguidos que voltearon el choque, hasta que un triple sobre la bocina del serbio Vanja Marinkovic devolvió la ventaja al Baskonia con diez minutos por delante, 61-59.

Howard Sant-Roos se sumó a la amenaza del griego Ioannis Papapetrou, pero dos triples baskonistas abrieron un mínimo hueco que aportó tranquilidad al juego de los hombres de Dusko Ivanovic, empujados por la garra de Tadas Sedekerskis, que aparecía para rebotear, anotar y defender cuando más lo necesitaba su equipo.

Daryl Macon entró en ebullición con ocho puntos consecutivos en lo momentos calientes del partido para poner un empate a 79 a 45 segundos del final, pero un tercer rebote ofensivo consecutivo permitió al Baskonia aguantar por delante, 81-79, y llevarse el partido tras una buena defensa final.

Estadísticas del partido

81 – Baskonia (15+25+21+20): Granger (12), Giedraitis (16), Fontecchio (16), Costello (1) y Nnoko (4) -cinco inicial-, Baldwin (7), Marinkovic (3), Enoch (7), Sedekerskis (15) y Kurucs (-).

79 – Panathinaikos OPAP (17+18+24+20): Macon (7), Sant-Roos (9), Papapetrou (22), Okaro White (7) y Papagianis (2) -cinco titular- Perry (9), Nedovic (5), Floyd (2), Kaselakis (2) y Evans (8).

Árbitros: Borys Rhyzyk (Ucrania), Fernando Rocha (Portugal) y Anne Panther (Alemania). Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 7.602 espectadores