Historia del Club Joventut de Badalona

Photo by Elemaki CC (License)

El basket siempre ha tenido un fuerte arraigo en nuestro país. Las entidades deportivas asociadas a este deporte se pueden contar por centenares. Pero hay algunas que guardan historias escondidas ciertamente interesantes, llenas de anécdotas, sucesos y curiosidades. Hoy queremos recuperar la fundación del Club Joventut de Badalona; su nacimiento, su apogeo y su instauración en la categoría de élite del baloncesto europeo. Estamos hablando de un club deportivo que es sinónimo de calidad, de proyección del talento y de superación. Dos colores: el verde y el negro. Un duopolio cromático que nos ha acompañado casi a lo largo de 90 años. 

Para focalizarnos en los orígenes de la entidad deportiva, hay que entrar en contacto con su ciudad: Badalona. El Joventut lo ha tenido complicado para ganarse un nombre entre el baloncesto europeo. La ciudad limita prácticamente al oeste con Barcelona, una urbe universal con una oferta cultural y de ocio apabullante. Badalona, en cambio, solo ha tenido históricamente el basket como una de sus grandes bazas promocionales. Su población total es de 217.741 habitantes con datos de 2018, casi una séptima parte del total poblacional de la Ciudad Condal. Podemos preguntarnos pues, ¿cómo el Joventut, un club con tanta poca masa poblacional, ha conseguido convertirse en el primer club catalán en ganar una Euroliga? Pues bien, cualquier triunfo destacado está conformado por una serie de pequeñas victorias, y todas ellas convergen en un mismo punto: el año 1930.

Esta fue la fecha en la que se fundó el Club Joventut de Badalona. Un punto de encuentro creado por un club de amigos, un espacio en la ciudad donde poder disfrutar de todo tipo de deportes. Con el paso del tiempo quedaron prendados del baloncesto, una nueva disciplina que emergía con fuerza en nuestro territorio. El nombre inicial del club fue Penya Spirit de Badalona, un bello homenaje a Charles Lindbergh, quien fue el primer aviador en realizar el vuelo París-Nueva York sin ningún tipo de escala. En 1954 el aviador escribió la obra Spirit of St. Louis, un relato que ganó el premio Pulitzer. En él se describía con detalle su proeza aeronáutica. 

En 1932 cambió el nombre y se convirtió en el Centro Deportivo Badaloní, y en 1939 adoptó el nombre que actualmente todos conocemos: Club Joventut de Badalona. Fue ese mismo año cuando el equipo dispuso de su primera pista propia donde poder disputar partidos. En los años 40 el equipo se estabilizó en la esfera deportiva y comenzó a competir en las recién inauguradas competiciones catalanas y nacionales, y su progresión fue altamente positiva. El club se fue llenando de jugadores cada vez más y más potentes que llenaban las vitrinas iniciales de la entidad. En la década de los años 40, el club pudo integrarse como una sección más del FC Barcelona, pero sus dirigentes lo evitaron, consiguiendo así no perder la identidad que había definido al club hasta el momento, con los característicos colores verde y negro.

En la temporada de 1966, con la llegada de Alfonso Martínez, la entidad ganó el título de liga. Esta situación provocó que el equipo pudiera disputar por primera vez competiciones a nivel europeo. El primer triunfo a escala continental llegó en la temporada 1980/81, al ganar la Copa Korac. El triunfo más importante de la entidad verdinegra llegó en la década de los años 90, cuando el equipo consiguió la primera y única Euroliga de su historia. Lo hizo en la temporada 1993/94; el club estaba entrenado en aquellos momentos por Zeljko Obradovic, y los jugadores que formaban aquel equipo de ensueño todavía están muy presentes en el subconsciente colectivo badalonés. Nombres como el de Villacampa, Ferrán Martínez, Alfonso Albert o Iván Corrales. El rival fue el Olympiakos y la Peña se impuso por 59 a 57, en un partido muy marcado por las defensas. 

Video>> >> Source: Youtube

Desde aquella época dorada, el equipo ha vivido una serie de altibajos, pero su esencia sigue intacta. Se trata de un club que es sinónimo de cantera, de tradición y de amor por una ciudad. Una entidad altamente querida por una ciudad especial. Su filosofía, de mezcla entre jugadores de la cantera y deportistas experimentados, se ha convertido en enseña de la entidad. Por muchos años, Club Joventut de Badalona.

You must be logged in to post a comment Login